Estudio de Fragmentación de ADN Espermático

Se ha descripto que en la actualidad se estima que aproximadamente un 10 a 15% de los varones infértiles presentan parámetros seminales dentro de rangos normales. En estos casos el origen de la infertilidad masculina podría deberse, entre otras causas, a defectos en la membrana del espermatozoide, factores ambientales o genéticos (ADN) y por tanto no detectables en el espermograma.

El espermatozoide participa del proceso de fecundación de una manera muy especializada, permitiendo la activación del ovocito y así continúe en su desarrollo hacia la formación de un embrión para lo cual le brindará moléculas importantes para lograrlo con éxito. Para la formación del genoma embrionario, es importante que el ADN espermático se encuentre intacto. Se ha demostrado que la aparición o formación de roturas en la estructura del ADN podría conllevar alteraciones en la fertilización, desarrollo embrionario, y detención temprana del embarazo. Por este motivo, desde hace algunos años atrás, se está considerando este evento como una probable causa de infertilidad en el varón. En consecuencia a este hecho, ha devenido el interés en desarrollar técnicas analíticas encaminadas a medir la Fragmentación del ADN Espermático, e incluirlas en el estudio del factor masculino.

Existen factores tanto intrínsecos como extrínsecos que pueden generar daño en el ADN. Dentro de los factores intrínsecos tenemos: Inadecuado proceso de eliminación de células con su ADN dañado dentro del testículo y aquellos casos en donde no se produce el adecuado proceso de maduración que implica la culminación del empaquetamiento del ADN a nivel del epidídimo. Los factores extrínsecos pueden ser: Varicocele, tratamientos de radio-quimioterapia, episodio de fiebre alta, estrés oxidativo post-testicular, edad, etc.

BIOCEGYR utiliza la técnica de TUNEL (Terminal dUTP Nick-End Labeling), la cual permite detectar in situ la proporción de espermatozoides con el ADN dañado.

Nuestra institución recomienda realizar el Test de Fragmentación del ADN en los siguientes casos:

  • Varicocele y/o seguimiento de tratamientos andrológicos.
  • Hombres mayores de 45 años.
  • Infertilidad de causa desconocida (idiopática).
  • Falla reiterada de FIV.
  • Casos donde se ha observado una mala calidad embrionaria (a partir de las 72 horas de cultivo in vitro).
  • Parejas que han sufrido pérdidas tempranas del embarazo
  • Episodio febril en los últimos 3 meses.
  • Teratozoospermia.